Amsterdam proyecta alquilar salas en edificios municipales al estilo Airbnb

Amsterdam proyecta alquilar salas en edificios municipales al estilo Airbnb

enero 24, 2017 |  by  |  Ciudades, Shareable.net  | 

Imagina que la próxima vez que necesitas espacio para un evento comunitario, simplemente reservas una habitación en un edificio público de tu ciudad. Esta es la visión que los funcionarios de la ciudad de Amsterdam están trabajando para un próximo proyecto que ha sido descrito como “el Airbnb de los edificios municipales”.

Encabezado por Nanette Schippers, gerente de programa de la economía colaborativa en la Oficina Principal de Tecnología de Amsterdam, y Femke Haccou, una funcionaria de innovación urbana, el proyecto pretende fomentar el compromiso de la ciudad de ser una Ciudad Colaborativa. El objetivo es poner aquellos recursos públicos infrautilizados a disposición de aquellas organizaciones con una misión social. Amsterdam tiene un programa oficial de economía colaborativa en marcha. Los funcionarios esperan lanzar el programa piloto del “Airbnb de los edificios municipales” a principios de este año.

Hablamos con con Nanette Schippers sobre la inspiración para el proyecto, cuál ha sido la respuesta inicial y por qué es importante que las Ciudades Colaborativas practiquen lo que predican.

Cat Johnson: ¿Qué inspiró el proyecto y cuáles son los primeros pasos que está tomando para implementarlo?

Nanette Schippers: Kirklees, una pequeña ciudad en el Reino Unido nos inspiró. Comenzaron el proyecto Comoodle y ganaron el “Mayor’s Challenge” con ese proyecto en 2015. Tratan de compartir todo lo que posee el municipio. Queríamos hacer lo mismo. Si decimos que somos una Ciudad Colaborativa y que abraza y quiere estimular la economía colaborativa entonces hay que practicar lo que se predica.

Nuestros primeros pasos fueron analizar – junto con nuestros colegas del departamento de equipamientos municipales – qué es aquello que es más fácil de compartir, para que podamos iniciar un piloto. Nuestros colegas están muy entusiasmados con el proyecto. Nos dijeron que es una pena que muchas de nuestras salas de reuniones están vacías en ciertos días y/o horarios. Por supuesto, ellos saben exactamente qué espacio en qué momento está vacío – y les encantaría abrirlo para las organizaciones con una misión de impacto social.

Estaremos organizando un taller “design thinking” con nuestros colegas de equipamientos para ver a qué retos nos enfrentaremos al abrir nuestras salas de reuniones. Además, hemos tenido algunas conversaciones con nuestros asesores legales para ver lo que podemos y no podemos hacer.

Nanette Schippers (izquierda) y Femke Haccou (derecha) están creando un Airbnb de edificios municipales en Amsterdam. Foto cortesía de Nanette Schippers.

Los espacios municipales estarán disponibles únicamente para organizaciones que trabajan con fines sociales. ¿Por qué es esto importante?

Por un lado para nosotros no es posible abrir nuestras salas de reuniones a todo el mundo, porque entonces estamos distorsionando el mercado de alquiler de salas de reuniones. Por otro lado si nos aseguramos de que las organizaciones que están utilizando las salas de reuniones son organizaciones sociales -o con un impacto social- no será un problema. Y, por supuesto, parece una situación en la que todos ganan, tanto el gobierno como las organizaciones.

¿Los estrechos lazos entre el gobierno de la ciudad y las empresas locales de economía colaborativa han facilitado y acelerado este proyecto? ¿Cómo ve a ciudad y startups trabajando juntos de ahora en adelante?

Las empresas de economía colaborativa nos inspiran mucho. Estamos en estrecho contacto con ellas y con Share NL. Intentamos reunirnos o acudir a Meetups por lo menos una vez al mes, pero preferiblemente con más frecuencia para escuchar lo que está pasando en el campo del consumo colaborativo: qué nuevas plataformas se han puesto en marcha, a qué problemas se enfrentan y cómo podemos ayudar directamente o poniéndoles en conctacto con otros colegas. Recientemente tuvimos un Meetup donde pedimos a las plataformas que fingieran ser los vicealcaldes y tuvieran que resolver un problema particular con una solución basada en la economía colaborativa.

Ellos conocen el campo mejor que nadie, por lo que es genial ver con qué ideas se presentan. También es una validación para nosotros: ¿Estamos en el buen camino? ¿Nos estamos perdiendo algo? Creemos que tenemos que ir allí para escuchar y ver lo que está sucediendo y lo que la gente necesita. No sirve de nada sentarse detrás del escritorio e inventar nuevos proyectos que no encajan con la realidad.

Además, nos encantaría tener una plataforma de espacios compartido con un sistema de reservas para este proyecto. Pero por ahora, es demasiado pronto para desarrollar nada. Primero tenemos que probar, probar, probar.

¿Cuál ha sido la respuesta al proyecto, de los líderes de la ciudad, los ciudadanos y el sector comercial?

Todo el mundo ha sido muy entusiasta y también muy dispuesto a ayudar. Cuando el piloto esté listo para comenzar necesitaremos pasar más tiempo informando a los ciudadanos y a las organizaciones que pueden utilizar nuestras salas de reuniones. Desde el sector comercial, la mayoría de las respuestas provienen de plataformas de reserva de espacios compartidos. Por supuesto están muy interesados y dispuestos a participar.

¿A qué desafíos se enfrenta este proyecto y cómo los están abordando?

Tenemos que resolver algunos problemas legales con respecto a la prevención de problemas de falsa competencia y fiabilidad. Además, un montón de aspectos prácticos: ¿Vamos a cobrar una cuota básica? ¿Quién abrirá las puertas de las salas de reuniones? ¿Cómo nos aseguramos de que la gente no pasee por las propiedades? ¿Cómo verificamos si una organización es realmente una organización social? ¿Qué sistema de reservas vamos a utilizar? Y: Cuando vemos el piloto como un éxito y si es un éxito, ¿cómo nos aseguramos de que será algo permanente?

Texto originalmente publicado en inglés en Shareable.net bajo licencia CC BY

Ingeniero multimedia fascinado por aplicar los modelos disruptivos de internet fuera de internet fundó ConsumoColaborativo.com en 2011 y ha formado parte de la vanguardia del movimiento desde entonces, siendo referencia en lengua española, ejerciendo de Conector de OuiShare para España y América Latina y formando parte del equipo de Global Curators de CollaborativeConsumption.com.



Leave a Reply