El cliente es el dueño en The People’s Supermarket

El cliente es el dueño en The People’s Supermarket

Observando los recientes asaltos a supermercados en España me dio por pensar que probablemente hay maneras más constructivas de garantizar el acceso a la comida y otras mercancías. ¿Habéis oído hablar de “El supermercado de la gente”?

“El supermercado de la gente” (The People’s Supermarket) es uno de los proyectos de consumo colaborativo que más me gustan y del que aún no había tenido ocasión de escribir. El proyecto, tras superar algunas dificultades económicas en febrero de este año, acaba de celebrar sus 2 años en marcha con una fiesta. Desde la visión inicial de hacer algo nuevo y diferente, el supermercado ha conseguido una media de 6000 clientes por semana, ha generado una comunidad mundial de 15000 personas, ha enseñado y dado trabajo a 25 personas desempleadas y sirve 700 comidas para llevar a la semana. Para explicar todo esto han publicando un libro electrónico The Secret Sauce (se puede descargar gratis o bien comprar una copia en papel en Amazon) donde se explica todo lo que han aprendido y dan consejos a todos aquellos quienes quieran seguir sus pasos. ¿Cómo funciona The People’s Supermarket? ¿Cómo se financia la operación de entrada? ¿Cómo se atrae a los miembros, se guarda stock en el almacén, se decide que productos ofertar, etc.?

Aprovechando el aniversario republico bajo licencia CC BY-SA un muy buen artículo original de Yorokobu sobre The People’s Supermarket



Para mil londinenses ha sido suficiente pagar una cuota anual de 25 libras y comprometerse a cuatro horas de trabajo al mes para convertise en dueños de su propio supermercado sostenible. De momento no se puede decir que el proyecto es rentable pero sí posible. Mientras espera obtener los beneficios que garanticen su existencia, la cooperativa The People´s Supermarket demuestra que el poder de la gente supera todas las trabas que dinero y política han puesto en su camino.

Esta iniciativa ciudadana de Bloomsbury se alía con los proveedores locales para ofrecer en la medida de lo posible productos autóctonos y de alta calidad a precios más cercanos a la marca blanca que a la sección gourmet. Cuando nos acercamos a ellos, su primera respuesta fue compartir un inminente riesgo de quiebra que solo una improvisada campaña en Twitter y una fundación solidaria pudieron solventar. Lo que hasta el momento era una exitosa idea llegó a esa inesperada situación por culpa de los diferentes criterios entre gobierno local y nacional y el apremio de unos organismos públicos que sufren sus propias penurias económicas.

Que este anti-supermercado esté situado en el centro de una ciudad de alquileres desorbitados ha sido uno de sus principales yugos. The People´s Supermarket cuenta con la fidelidad de sus vecinos y genera ingresos, pero el coste inicial que le supone residir en el distrito de Camden es aún mayor. En febrero se exigía el pago de 5.000 libras como impuesto de negocio, sin derecho a ningún alivio impositivo como empresa local. “Llegar a Camden fue algo casual. Buscábamos un lugar en el sur de la ciudad, pero encontramos a un propietario que prefirió rechazar una oferta de una de las grandes cadenas de supermercados del país para ayudar a poner en pie nuestro modelo de negocio. Nuestro problema ha sido el de unas autoridades que se empeñan en tratarnos como una gran corporación, sin tener en cuenta los beneficios que aportamos a la comunidad“, nos cuenta uno de sus responsables, Paul Aiken.

Aportes económicos organizados a través de Twitter con un valor total de 7.000 libras -hasta de Corea llegaron 50 libras-, aniquilaron la deuda de este proyecto en cinco días. Además la cooperativa, que ha protagonizado su propia serie documental de televisión para Channel 4, logró el apoyo de Fredericks Foundation, una organización que utiliza microprestamos para ayudar a pequeñas empresas a sobrevivir a las pérdidas iniciales. La fidelidad que ha despertado esta iniciativa en una ha combatido el precepto que permite que solo los grandes capitales tengan derecho a comerciar en determinadas zonas de una ciudad.

Se podría decir que esta iniciativa británica impulsada por el cocinero Arthur Potts Dawson ha sido víctima de unas expectativas demasiado ambiciosas si la comparamos con la mayoría de cooperativas locales, pero no si se mira a Park Slope, el proyecto neoyorquino en el que se inspira y que cuenta con 15.000 miembros. La diferencia a primera vista es que la sociedad estadounidense cuenta con menos tiempo y más dinero que la europea. “Sus cuotas son más altas que las nuestras. Ellos son mucho más estrictos a la hora de cumplir con el trabajo voluntario y solo están disponibles para sus miembros. Nosotros estamos abiertos a cualquier vecino que quiera entrar a nuestra tienda a comprar, aunque sin el 20 por ciento de descuento del que disfrutan nuestros miembros“, aseguran.


Aunque The People´s Supermarket también genera puestos de trabajo -en colaboración con organismos de reinserción de instituciones públicas-, un modelo de negocio que hace que la cadena de distribución sea más corta puede destruir más empleos que los que genera, como está ocurriendo con la nueva distribucion de productos culturales e Internet. “Visto así puede correrse ese riesgo, pero nosotros trabajamos ambas situaciones. Por un lado apoyamos a fabricantes locales que no pueden permitirse los costes de distribución que les coloquen en los grandes establecimientos y por otro necesitamos de productores más grandes que nos permitan suministrar productos suficientes para las necesidades de un gran entorno urbano“, explica Aiken.

¿Un proyecto así podría funcionar en España?, le preguntamos a Paul Aiken. “Devuelvo la pregunta a los lectores -nos contesta-. ¿Creéis en la unión de vuestra gente por trabajar en armonía por su propia cuenta y para beneficio de su comunidad, de un modo que permita la interacción positiva? ¿Creéis posible cambiar el ´Yo´ por el ´Nosotros´ y lograr así una regeneración social?


Imágenes de Celesteh bajo licencia CC y de Liz & Max Haarala Hamilton.

Ingeniero multimedia fascinado por aplicar los modelos disruptivos de internet fuera de internet fundó ConsumoColaborativo.com en 2011 y ha formado parte de la vanguardia del movimiento desde entonces, siendo referencia en lengua española, ejerciendo de Conector de OuiShare para España y América Latina y formando parte del equipo de Global Curators de CollaborativeConsumption.com.




5 Comments


  1. Landare en Pamplona funciona

  2. Muy buena, aunque no acabé de entender el modelo de negocio… Suscriptores trabajan a cambio de comprar los productos a precio de coste? las personas ajenas pueden comprar? a qué precio?

    • Albert Cañigueral

      Hola,

      Hay una cuota para ser socio de la cooperativa y luego se comprometen a unas horas de trabajo a cambio de tener productos a buen precio (no creo que sea de coste 100%). En el caso de People’s supermarket la gente que no es de la cooperativa puede comprar sin el 20% de descuento. En la versión de NYC no se puede comprar si no eres de la cooperativa. Te puedes bajar “the secret sauce” que lo cuentan todo! :)

Leave a Reply