Consumo Colaborativo: lo dicen en Harvard, en la revista Time y en La Vanguardia también!

Consumo Colaborativo: lo dicen en Harvard, en la revista Time y en La Vanguardia también!

junio 23, 2011 |  by  |  Artículos, Introducción, Seis  | 

“Algún día miraremos atrás el siglo XX y nos preguntaremos porque teníamos tantas cosas”, de esta manera Bryan Walsh abre el artículo “La opción inteligente hoy en día: no poseer. Compartir”(Today’s Smart Choice: Don’t Own. Share) que forma parte de las 10 ideas que cambiarán el mundo según la revista Time (Marzo 2011).

Este es uno de los ejemplos más recientes pero ya hace cerca de un año que el tema del Consumo Colaborativo ha ido apareciendo en múltiples publicaciones.

Ya en Septiembre de 2010 la portada de la revista Time indicaba “Repensando el hecho ser propietario de una casa”(Rethinking Homeonwership – Why owning a home may no longer make economic sense). Es el tipo de debate que he tenido con amigos y conocidos cuando les intento explicar que prefiero alquilar un piso que comprar uno. El artículo se centra en el tema de la propiedad inmobiliaria, pero da pistas de los inconvenientes de ser propietario en general.

Descubrimos que esta idea de emanciparse, y ganar dinero, es aplicable a muchas otras cosas que en la era anterior a Internet tenías que acumular para poder disfrutar. Vendimos el coche y ahora usamos Zipcar o Avis cuando necesitamos uno.

En Noviembre de 2010 la edición americana de la revista Wired tenía otro interesante artículo:“Abandona la propiedad! Únete a la sociedad del alquiler!”(Abandon Ownership! Join the Rentership Society). Chris Suellentrop, un editor en The New York Times Magazine, a partir de su historia personal y de una manera no muy diplomática explica cómo después de vender la casa, pasó a ser inquilino y vió como, aparte de la casa, otros objetos (como el coche) se podían alquilar. El beneficio es claro para él ya que ahorra dinero y gana flexibilidad. Podeis leer los comentarios al final del artículo donde la gente cuenta más casos personales y también hay gente crítica que sigue prefiriendo ser propietario.

La sociedad de inquilinos no significa caer en la Tragedia de los Comunes – las cosas que yo alquilo no pertenecen al gobierno o a todo el mundo. Son cosas propiedad de alguien – de otro. Yo sólo pago para usarlas.


Lo que importa en la nueva era no es lo que tienes, sino tu reputación. Mientras cultives y mantengas una buena reputación podrás tener acceso a los productos y servicios que necesites

A principios de 2011 la versión inglesa de la revista Wired tenía un artículo similar “El alquiler es la nueva propiedad en la época de Internet” (Rentalship is the new ownership in the networked age). Se listan un buen puñado de ejemplos SnapGoods (para compartir y alquilar productos físicos como bicicletas, sillas o herramientas de bricolaje. “Bienvenido a la economía del acceso” es su slogan), Airbnb (donde puedes alquilar habitaciones libres de tu casa a turistas. Orientado a gente con cierto poder adquisitivo), Zopa (para hacer prestamos de dinero entre particulares), Swishing (para intercambiar ropa) o Whipcar (donde puedes alquilar tu coche por horas). La parte más interesante del artículo es que introduce el concepto de la reputación que hay que tener para poder realizar intercambios.

En Marzo la Harvard Business Review (HBR) publicaba un artículo de la propia Rachel Botsman “Más allá de Zipcar. El Consumo Colaborativo” (Beyond Zipcar. Collaborative Consumption). Este artículo es una breve y excelente introducción a los conceptos básicos del Consumo Colaborativo.

El Consumo Colaborativo no es una tendencia minoritaria ni tampoco una breve reacción para combatir la recesión. Es una ola socioeconómica que transformará la manera en cómo las compañías piensan sobre la creación valor – y también la manera en que la gente satisface sus necesidades.


En el ámbito de las escuelas de negocio, en el MIT Entrepreneurship Review ha publicado “Los nuevos mercados – Consumo Colaborativo Peer to Peer” (The New Market Places – Peer to Peer Collaborative Consumption ). El artículo se centra en explicar los modelos de negocio alrededor del Consumo Colaborativo, sobre todo comparando los modelos B2C (como el Bicing) con modelos P2P (como el Couchsurfing).

Más cerca de casa también podemos empezar a leer y escuchar sobre el Consumo Colaborativo: los consultores se preguntan si es una moda pasajera o no, el Alfons Cornella lo incorporó como parte de las 10 ideas del Update6 (2011), el Avui comenta el incremento de los intercambios con la crisis y La Vanguardia ha publicado un breve video (Compartir y cambiar) hace pocos días donde pone ejemplos de Consumo Colaborativo en España.

Parece claro pues que el Consumo Colaborativo está empezando a despegar y a ser una propuesta de modelo socioeconómico a tener en cuenta. Seguiremos informando :)

Ingeniero multimedia fascinado por aplicar los modelos disruptivos de internet fuera de internet fundó ConsumoColaborativo.com en 2011 y ha formado parte de la vanguardia del movimiento desde entonces, siendo referencia en lengua española, ejerciendo de Conector de OuiShare para España y América Latina y formando parte del equipo de Global Curators de CollaborativeConsumption.com.




No Comments


Trackbacks

  1. Conferencias Consumo Colaborativo | Consumo Colaborativo
  2. Consumo Colaborativo cumple 5 años | Consumo Colaborativo

Leave a Reply